Escuela Municipal de Bellas Artes, Carlos Morel

El antiguo Palacio Municipal, encomendado al arquitecto Benedetti para albergar las funciones de gobierno, data del año 1912 y se encuentra ubicado junto a la Catedral y a la escuela Nº 1, conformando la Manzana Histórica.
Estos solares, frente a la plaza, fueron desde el nacimiento del pueblo de Quilmes, en 1666, el núcleo original a partir del cual se instalaron los primeros pobladores.
La planta urbana del pueblo se concreta en 1818, trazándose a partir de este núcleo inicial (iglesia y plaza) y respondiendo a una cuadrícula regular de trazado ortogonal, cuyos límites son las actuales avenidas Alberdi y Brandzen (en sentido N-S) y la avenida Hipólito Yrigoyen y el borde natural de la barranca (en sentido O-E).

Mediando el siglo XIX, comienzan a encontrarse en la Manzana Histórica los edificios públicos más importantes: el primer edificio municipal (1860), la biblioteca y el cuartel (1860), la escuela de varones (1863), la casa parroquial (1873) y la escuela de niñas (1882).

Comienza el nuevo siglo con una marcada tendencia progresista, que se manifiesta en la renovación de casi todos los edificios existentes y la construcción de otros nuevos.

Es así como con motivo de los festejos de La Revolución de Mayo en 1905, se encomienda la construcción de un nuevo edificio municipal, que respondió a los movimientos estilísticos de la época y que, por diversos motivos administrativos y económicos se inauguró en 1912.
Ese período de nuestra historia (1880-1916), en el que se construye nuestro Palacio Municipal está signado por la ideología de la generación del ’80, positivistas y europeizantes, sumado a un marcado crecimiento económico y la llegada al país de arquitectos e ingenieros en su mayoría italianos y franceses, que convirtieron la arquitectura en una manifestación de poder y señal de buen gusto.

El edificio es ecléctico con un perfil netamente afrancesado. El eje de simetría, está enfatizado por el avance del cuerpo central y la crestería que presenta el remate. En planta está organizado alrededor de un patio central rodeado de galerías. En el primer piso, donde hoy funciona el teatro municipal, estaba el salón principal, ricamente decorado y protagonista de la vida social de la ciudad. Allí se realizó un gran baile de gala el 25 de Mayo de 1912, para la inauguración del edificio y se dieron numerosos conciertos, bailes de carnaval y recepciones a importantes personalidades del país.
Hasta bien entrado el siglo, el palacio fue la sede no sólo de la vida política, sino también de la vida cultural y social. Posteriormente durante la década del ’50 fue asiento del Honorable Concejo Deliberante, funcionando como Municipalidad hasta 1962.

Cuando se inaugura en 1962 el nuevo edificio municipal en torre, contiguo a este, el viejo palacio pasa a ser Casa de la Cultura y posteriormente Escuela de Bellas Artes “Carlos Morel”, sumándose más tarde el teatro municipal. Ambas actividades que llegan hasta nuestros días, por las características intrínsecas de las funciones de taller y teatro, han llevado al edificio a un alto grado de deterioro, por las continuas modificaciones sufridas para adaptarlo a sus necesidades.

Dada esta situación, la Municipalidad firma un convenio con el Colegio de Arquitectos Distrito II, a través de su secretario de Acción Política de la Delegación Quilmes, el Arq. Héctor Lucas, para que el instituto de Preservación realice las tareas de relevamiento (ya que no se conservaban planos originales) y estudio de los daños y deficiencias del edificio. Los objetivos de este trabajo fueron evaluar la factibilidad de poner en valor el edificio, para transformarlo en un espacio abierto a la comunidad, llegándose a la conclusión que debido a la nobleza de su construcción guarda la capacidad de ser recuperado.

Por: Bettina Koroluk y Vivian Fernández*
Extraído de “Quilmes La Revista”

*Arquitectas integrantes del Instituto de Preservación del Patrimonio Arquitectónico Urbano y Rural – IPPAUR – Quilmes. Alberdi y Moreno (1878) Quilmes Tel.: 4254-6817