Historia de la Cerveceria Quilmes

El señor Otto Peter Bemberg nació en la ciudad de Colonia, Alemania, y llegó temporalmente a Buenos Aires por primera vez en 1852, a la edad de 23 años. Al año siguiente regresó a la Argentina y se casó con doña Luisa Ocampo. Se estableció en el país con la ayuda de sus padres, fundando una empresa que se dedicó a la importación de tejidos y a la exportación de granos, cueros, lana y charque.
En 1860, asociado a capitales franceses fundó la destilería de alcohol de grano Franco – Argentina en la localidad hoy llamada Guillermo E. Hudson.
En 1862 y 1870 fomentó la colonización de la provincia de Santa Fe, durante los gobiernos de Mitre y Avellaneda.


El 27 de Septiembre de 1888, Otto Peter Bemberg y su hijo Otto Sebastián fundaban, junto con un grupo de inversores, la Brasserie Argentine Sociedad Anónima, con sede en París y con un capital social de tres millones de francos. A su vez, el 21 de Octubre de 1887, se comenzó a construir en Quilmes un establecimiento destinado a la fabricación de cerveza. El 31 de Octubre de 1890 comenzó la producción y la venta, con la marca que rescataba la antigua denominación indígena de la localidad y que, con el transcurso del tiempo, se transformaría en el sinónimo del producto: Quilmes.
Este nombre se adoptó años después por la empresa nativa en Francia, que en 1901 pasó a denominarse Brasserie Argentine Quilmes, símbolo de la unión de un país promisorio con quienes, provenientes de Prusia, tuvieron la fe, visión y tesón necesarios para triunfar en la Argentina.


Los primeros 100 Años

Cervecería y Maltería Quilmes de Argentina cuenta hoy con más de un siglo de trayectoria e identificación con el país y desde entonces, el espíritu pionero de la “Casa Bemberg” se plasmó en obras y realizaciones que acompañaron al desarrollo nacional.
Las inversiones crecieron ante los requerimientos del mercado, el que valoró el esfuerzo industrial centrado en la calidad del producto.
En 1905, el grupo Bemberg construyó por cuenta del gobierno de la provincia de Buenos Aires el Ferrocarril de La Plata al Meridiano V.
El rápido crecimiento de la industria cervecera determinó que en 1907 se comprara la Cervecería Schlau de Rosario para satisfacer la demanda de las nuevas zonas colonizadas. En 1908 se participó en la formación de la Sociedad Ferrocarril de Rosario a Puerto Belgrano, que concretó esa obra.

En ese mismo año se construyó la línea de tranvías eléctricos que unió Quilmes con la Capital Federal. Paralelamente, se instaló el sistema de aguas corrientes que aún funciona en la ciudad de Quilmes. En 1911 se hicieron los primeros ensayos de producción de cebada cervecera con semillas importadas, las que serían reemplazadas por variedades locales, evitándose así la importación de malta.
En 1912 se adquirió la Cervecería Palermo; en 1917 se iniciaron los ensayos de malteado en la planta Hudson, produciéndose la primera malta de cebada argentina; al mismo tiempo, y con el fin de sustituir importaciones, se estableció en Quilmes la fábrica de tapas Corona.


Entre 1915 y 1920 se construyeron las Cervecerías del Norte en Tucumán, de los Andes en Mendoza, se reconstruyó totalmente la Cervecería Schlau de Rosario y se modernizó la Cervecería Palermo de Buenos Aires. En 1920 se fundó la Compañía Argentina de Levadura S.A., primera fábrica en la Argentina dedicada a la fabricación de levadura para panificación. En ese mismo año se establecieron fábricas de hielo y de gas carbónico en Rosario, Córdoba, Paraná, Rafaela y Bahía Blanca.
En 1923 se levantaron las casas para el personal, cerca de la Cervecería, con una parquización que sigue siendo orgullo de la comunidad. En ese mismo año, culminando doce años de ensayos, se distribuyó semilla de cebada cervecera totalmente argentina, sembrándose una extensión de 500.000 hectáreas. Poco tiempo después, el país se transforma en exportador de cebada. En 1923 y ante las dificultades que enfrentaba el gobierno argentino para cubrir la emisión de un Empréstito Patriótico, la casa Bemberg dio su garantía al mismo, logrando su colocación en el mercado internacional por un total de cien millones de pesos.

En 1925 se extienden las operaciones hacia la selva misionera, se construye Puerto Bemberg con casas, iglesia, escuela, hospital, en el mismo predio donde hoy funciona un importante centro forestal.
La primera importación de lúpulo por avión data de 1937. Hoy se obtienen variantes locales con nivel de calidad internacional reconocida por los mejores productores del mundo. En 1943, a orillas del Paraná en Rosario, provincia de Santa Fe, se levantó la Maltería SAFAC.
En 1988/1989 se terminó y puso en funcionamiento una nueva planta cervecera ubicada en la provincia de Corrientes, con una inversión de U 30 millones.
Por último en 1992 en Zárate, provincia de Buenos Aires, entró en producción una nueva plata con una capacidad de 2.200.000 hectolitros / año con una inversión de U 71 millones. La misma fue ampliada en 1994 en 2.000.000 de hectolitros / año.


Segundo Siglo

A partir de 1991 Quinsa, Quilmes Industrial S.A. asumió el manejo y control de las operaciones industriales de bebidas que el Grupo tiene en América Latina. Desde entonces Quinsa ha encarado desafiantes iniciativas que la han convertido en lo que hoy es, la empresa más importante de bebidas, tanto en Argentina como en todo el resto de los países donde opera.
En el negocio cervecero Quinsa estableció operaciones en Paraguay en 1932, en Uruguay en 1965 y en Chile a fines de 1991. En 1996 Quinsa adquirió dos cervecerías en Bolivia.

En Argentina en 1994 incursionó en el negocio del agua mineral. Desde 1965 Quinsa opera en el negocio de gaseosas con una Embotelladora de Coca Cola en Paraguay.
En 1999 adquirió BAESA (Buenos Aires Embotelladora S.A.), la principal embotelladora de Pepsi Cola en Argentina. Esta adquisición, la más importante en la historia del Grupo Bemberg, le permite consolidarse en el negocio de bebidas.
Quinsa es un holding con base en Luxemburgo, que controla el 85% de Quilmes International Bermuda Ltd. El 15% restante pertenece desde 1984 a Heineken International Bier BV, que presta apoyo tecnológico a las compañías del holding. Las acciones de Quinsa se cotizan en las bolsas de Luxemburgo y de Nueva York. Hoy, Quinsa se encuentra implementando un ambicioso programa de expansión y crecimiento, concentrando sus actividades en dos rubros principales: bebidas y agroindustria. En el rubro bebidas, Cervecería y Maltería Quilmes en Argentina representa la operación más importante del Grupo. En un mercado argentino crecientemente competitivo por la envergadura y calidad de las empresas que de él participan, las marcas Cervecería y Maltería Quilmes mantienen un 70% del mercado. Para ello se estuvo preparando Quinsa, mediante un profundo programa de actualización tecnológica, tanto en equipamiento como en calidad de gestión.


En la actualidad operan en la Argentina seis plantas cerveceras: en la provincia de Buenos Aires en las localidades de Quilmes, Zárate y Llavallol; en Cuyo en la provincia de Mendoza, en Tucumán y en el Litoral en la provincia de Corrientes.
Para abastecer a más de 270.000 bocas de venta se dispone de una amplia red de distribución asentada en modos logísticos estratégicamente ubicados a lo largo de una extensa geografía. Dicha red está siendo equipada con las más modernas tecnologías informáticas y de comunicación, que le confieren gran versatilidad e inmediata capacidad de respuesta.
El portafolio de marcas en la actualidad está integrado por Quilmes Cristal, Palermo, Liberty (variedad sin alcohol), Quilmes Bock, Quilmes Light, Iguana, Bieckert, Imperial, Andes, Norte, Heinecken e Iguazú (producto en exportación).


El esfuerzo en tecnología y manejo de productos está soportado por una inmensa actividad publicitaria y promocional, donde se reflejan los mismos valores de calidad, excelencia y respeto al consumidor con que se manejan los aspectos referidos al producto.
La construcción de la planta de agua mineral en Tunuyán, con una inversión de 32 millones de dólares representa un claro ejemplo de la implementación de la estrategia de expansión de Quinsa en el área de bebidas. Su puesta en marcha se operó en Noviembre de 1994.
Agroindustrias constituye la fuente de abastecimiento de materias primas para la producción de cerveza de las plantas.
En sus campos experimentales en la provincia de Buenos Aires lleva a cabo importantes investigaciones de genética vegetal de la cebada. Cada año la compañía distribuye semillas de cebada entre productores y mediante acuerdos de mutua convivencia se garantiza el adecuado suministro para las malterías.
En Febrero de 1994 se inauguró la nueva Maltería Tres Arroyos, con una capacidad de producción de 91 mil toneladas por año, que demandó una inversión de 35,4 millones de dólares.


Cultura Empresaria

El grupo Bemberg ostenta un prestigio empresarial ampliamente reconocido, asentado en una cultura empresaria que tiene más de cien años y que sirve de marco y sustento a toda su actividad.
Desde su fundación hasta el presente el desarrollo de las acciones industriales y comerciales se concretaron dentro de una profunda identificación con el país y por una activa presencia de apoyo a la comunidad.
Desde el tradicional Barrio Parque de la Cervecería Quilmes, construido durante la década de 1920 hasta la acción de la Fundación Bemberg en la actualidad, un sinnúmero de obras de bién común recibieron el apoyo solidario de la casa.

Entidades y establecimientos educativos, sanitarios, culturales y deportivos de las zonas donde operan los establecimientos figuran entre los beneficiados.
Hacia fines del siglo XIX, un pionero levantó en las baldías tierras de Quilmes una planta que contó con los más sofisticados adelantos técnicos de la época. Trajo, para que la operaran y la mantuvieran, artesanos y trabajadores de primer nivel del mundo de entonces.
Hoy el desafío es diferente: desarrollar una organización con operaciones en un amplio ámbito geográfico y cuyos integrantes comparten un proyecto y son capaces de retomar sueños y lanzarse a la fantástica aventura de hacerlos realidad.